nada

Científicos colombianos en el área de Ciencias Sociales y Humanas

Rubén Ardila Ardila

Publicado el:: 28-10-2004

Rubén Ardila Ardila es considerado uno de los padres de la Psicología en Colombia. Es especialista en psicología experimental, análisis experimental del comportamiento y ha estudiado, entre otros, problemas sociales como el desempleo y la crianza de los niños. Por su trayectoria recibió en 2004 el Premio Nacional al Mérito Científico.

Rubén Ardila Ardila
Perfil elaborado en diciembre de 2004

Desde que era un estudiante de bachillerato, Rubén Ardila se interesó por entender el comportamiento humano. Su temprana pasión por la literatura lo llevó a las obras del escritor austríaco Stefan Zweig por quien descubrió la psicología. Supo, entonces, que quería dedicarse a profundizar en el conocimiento de la mente, labor en la que ya completa más de treinta años.

En 1960 se trasladó de la ciudad de Pereira, donde se crió y realizó sus primeros estudios, a Bogotá para ingresar a la Universidad Nacional de Colombia, que era en esa época el único centro de educación superior que ofrecía un programa en Psicología. Se trataba de una carrera que apenas nacía y de una profesión en ciernes, lo que motivó aún más a Rubén Ardila a convertir la construcción de la Psicología en Colombia como ciencia y profesión en parte central de su proyecto de vida.

Para varios de sus colegas, Ardila es uno de los padres de la Psicología en el país por su entusiasta y altruista labor académica. Gracias a sus numerosos aportes fue posible consolidar una dimensión profesional y científica sólida que se relacionara con el ámbito internacional.

Sus principales campos de trabajo e investigación son la psicología experimental, el análisis experimental del comportamiento, y los problemas sociales. Ha investigado en campos tales como la influencia de las experiencias tempranas en el comportamiento animal, la evolución de la conducta, las pautas de crianza de los niños, el impacto psicológico de la guerra nuclear, y los efectos del desempleo, entre otros temas tratados en más de 200 artículos y 27 libros.

{* title=Psicología en síntesis}
Psicología en síntesis

Para Ardila, uno de los logros más importantes de su carrera fue la creación de la "Síntesis Experimental del Comportamiento", con la cual consiguió proponer un paradigma unificador de las diferentes perspectivas de la Psicología. Este planteamiento ha tenido una amplia aceptación internacional, ya que permite traducir los hallazgos de una escuela o de un sistema a los términos de otra.

Basado en los planteamientos del historiador de las ciencias Thomas Khun, en los desarrollos de la teoría y la epistemología de la psicología y en el conductismo de Skinner, Ardila se propuso alcanzar para su disciplina un nivel de desarrollo que conciliara teoría y praxis. Esta propuesta se publicó en 1993 en el libro Síntesis experimental del comportamiento.

Lo que se propuso el psicólogo colombiano fue, en resumen, establecer un sistema de ideas unificador para la psicología —un paradigma—que no fuera ni ecléctico ni sincrético, es decir, que no fuera una selección de "lo mejor" de cada teoría ni un intento por aproximar sistemas contrarios.
Un completo análisis de su teoría lo hace el profesor peruano Reynaldo Alarcón de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, quien anota que: "El paradigma de Ardila al incluir las realidades subjetiva y objetiva del comportamiento humano como dominios de la psicología, ha superado la brecha artificial creada por el dogmatismo de escuelas, que dieron paso a sistemas contrapuestos e hicieron perder la unidad de la psicología".

{* title=La mente y la conducta colombiana}
La mente y la conducta colombiana

Otra de las grandes preocupaciones de Rubén Ardila a lo largo de su carrera profesional, gira en torno al desarrollo de las sociedades y en particular de la colombiana. De allí surgen sus investigaciones en temas psicosociales como Psicología del hombre colombiano y la novela Walden Tres.

En el primer trabajo mencionado, se ocupa de estudiar los variados y heterogéneos factores que influyen en el comportamiento de los colombianos en relación con su educación,  la crianza de los niños, la organización familiar, el trato hacia los ancianos, el comportamiento sexual, religioso, y el manejo de los valores en ambientes rurales y urbanos.

Se trata de un análisis profundo que llama la atención sobre puntos clave para entender nuestra realidad. Entre algunas conclusiones, señala que son más las críticas de origen interno que externo las que nos han llevado a creer que "no vivimos en ‘el mejor de los mundos posibles' sino en la peor de las naciones del planeta".

Otra de las conclusiones es que situaciones como la dependencia y alienación del país en el contexto internacional influyen en el comportamiento individual y grupal y marcan nuestros comportamientos negativamente. Por ejemplo, en su estudio percibe una adoración por el pasado, por las costumbres y las ‘buenas maneras', por el ‘lenguaje correcto' de generaciones anteriores, que ha hecho que el país mire hacia atrás y no hacia adelante.

"Somos críticos, negativistas, dados a señalar las limitaciones y nunca los logros, mostrar lo feo y lo malo de Colombia y no sus avances y sus gigantescas posibilidades," anota en uno de los apartes finales de Psicología del hombre colombiano, donde también afirma que lo cultural puede modificarse porque ninguna pauta del comportamiento es fija o determinada. Todas las actitudes negativistas, fatalistas, pasivas y derrotistas hacia lo propio son aprendidas y por tanto pueden cambiarse, sobre todo pensando en las nuevas generaciones.

{* title=La utopía de Walden}
La utopía de Walden

Para Ardila, la literatura y la psicología siempre han sido caminos de doble vía por los cuales transita con libertad. De allí que su vocación como escritor de ficción se hubiera cristalizado en varias novelas, aunque es enfático en afirmar que no aspira a ser reconocido como literato.

Su primera novela fue Nefertiti, obra publicada cuando tenía 19 años y en la cual explora otra de sus grandes obsesiones: Egipto. La siguiente, escrita aún en su época de estudiante universitario en 1964, se tituló Cuando agonizan todos los dioses, que se trata del origen de la vida y de las relaciones entre ciencia y religión y que califica como "osada" por su planteamientos. En ese entonces ganó con este escrito un premio literario en España, gracias al cual viajó a Europa por primera vez. La novela, sin embargo, permanece inédita por voluntad de su autor.

Durante su estadía en el viejo continente entre 1965 y 1966, dio rienda suelta a su fascinación por viajar, recorriendo en auto-stop varios países y algunas regiones del Medio Oriente. Luego de este año de viajes, se trasladó a la Universidad de Nebraska, en Lincoln, Estados Unidos, para realizar estudios de doctorado en Psicología General Experimental. En esos años escribió el libro Psicología del aprendizaje, el cual ha sido reeditado muchas veces, y fundó la Revista Latinoamericana de Psicología, que sigue siendo hoy por hoy una de las principales publicaciones científicas en el área.

A comienzos de los años 70, regresó al país y comenzó su carrera como docente e investigador en la Universidad Nacional de Colombia, en la Universidad de los Andes y en la Universidad Santo Tomás. Desde estas tres instituciones impulsaría importantes cambios en la concepción de los programas académicos de Psicología en Colombia.

Para 1979, incursionó otra vez en los caminos de la literatura con la novela Walden Tres, la cual está en la línea de las utopías de Thoreau, Skinner, Orwell y Huxley. En ella aborda cuestiones políticas esenciales para el gobierno y el destino de los pueblos, desde la óptica de la psicología experimental. La trama se desarrolla en medio de una revolución en un país imaginario en América Latina en el que los personajes enfrentan obstáculos como la lucha de intereses económicos, sociales, la dependencia y la intervención extranjera en la búsqueda de una sociedad perfecta: "Walden Tres".

A medida que la experiencia de este colectivo avanza, se exponen las contradicciones entre la realidad y lo ideal, la voluntad política y la disponibilidad de la ciencia, así como se muestra lo tediosa que puede ser la búsqueda de la felicidad. La solución posible en tal ambiente de contradicciones radica en una transformación de las conductas y comportamientos humanos impulsados desde la psicología.

En suma, pese a que el desenlace no es esperanzador, pone de relieve que es posible generar cambios culturales y sociales con base en experimentaciones psicológicas, fiel a la idea de que el ser humano es una especie que se adapta rápidamente a las circunstancias.

{* title=Tarea inconclusa}
Tarea inconclusa

El legado de Rubén Ardila. Psicología: de la Biología a la Cultura.

Sin embargo, este intelectual siente que aún tiene tareas por hacer y piensa con modestia que homenajes de tal magnitud son un tanto precipitados. "Son eventos muy emotivos y maravillosos que agradezco y son estímulos para seguir formando gente", anota.

Para Ardila, la Psicología y los jóvenes que empiezan esta carrera no deben perder de vista el espíritu científico de la disciplina ni la responsabilidad social que implica su ejercicio. "Faltan muchas cosas por conocer, por cuestionar y no podemos dejar de investigarlas", concluye este investigador para quien lo primordial siempre ha sido aportar sus conocimientos para mejorar las condiciones de vida de las personas.


AVISO COOKIES+

Universia utiliza cookies para mejorar la navegación en su web.
Al continuar navegando en esta web, estás aceptando su utilización en los términos establecidos en la Política de cookies.

Cerrar +