nada

Actualidad de ciencia

Colombia frente a la ciencia y la tecnología

Publicado el:: 19-05-2008

Rectores de universidades públicas y privadas en Colombia han propuesto y defendido la creación de un Ministerio de Ciencia y Tecnología o, al menos, la expedición de una Ley sobre el tema. Todos los indicadores muestran el atraso en que se encuentra el país en esta materia.

Colombia frente a la ciencia y la tecnología
La propuesta que está en discusión tiene mucho que ver con la política educativa, no sólo de la educación superior. El tema se relaciona también con los procesos de innovación empresarial en un mundo abierto y plural. La profundización en ciencia y tecnología no es un asunto que competa solo a unos pocos interesados, sino a toda la población por la importancia que posee en el mayor desarrollo del país.

La participación del sector privado es muy importante, pero la inversión en investigación y desarrollo debe sobrepasar los intereses inmediatos del beneficio económico logrado por las empresas. Así, el sector público tiene que ser un activo participante en este crucial determinante del desarrollo económico.

Crecimiento económico
De acuerdo con la literatura, las prioridades en la política de inversión en ciencia y tecnología orientada al crecimiento económico, por medio de la innovación, son tres: los individuos, la inversión y los incentivos. El crecimiento del capital humano es la valoración de la persona en el proceso de crecimiento.

La promoción de la investigación y el desarrollo en todas las áreas del conocimiento, especialmente en ciencia y tecnología, requieren inversiones importantes. Un compromiso ineludible es la intervención de los gobiernos con aportes presupuestales. Tanto los subsidios a la investigación como los incentivos tributarios para la investigación son compromisos gubernamentales en el proceso de crecimiento económico.

El crecimiento de los países se debe, en una gran parte, al entendimiento científico de los procesos y a la permanente innovación en todos los sectores productivos. Los resultados de las investigaciones sobre el crecimiento económico dan cuenta de que las variables más importantes son la generación de conocimiento y la innovación tecnológica.

En un tema con tantas perspectivas posibles, una forma de relacionar todos los aspectos comprendidos en los procesos de crecimiento y las variables involucradas de ciencia, tecnología, innovación y educación, es el índice económico de conocimiento. El Banco Mundial, en el programa de Conocimiento para el desarrollo (K4D, en su acrónimo inglés) ha generado el índice económico de conocimiento, que sirve para comparar la posición de los países, ya que, supone el índice, existe una relación directa entre altos niveles de conocimiento y desarrollo económico.

Los pilares en los que se basa el índice son: las instituciones e incentivos que tiene la sociedad, que favorecen la innovación y el espíritu empresarial. La eficiencia del sistema de innovación en las empresas, en los centros de investigación y universidades, que son capaces de analizar la situación del país y de adaptar las nuevas tecnologías para responder a sus necesidades. La población educada que puede crear, compartir y hacer buen uso del conocimiento. La infraestructura de información que facilita la comunicación, la difusión y el procesamiento de la información.

Son ochenta y cuatro las variables que componen los cuatro pilares. Entre las variables económicas e institucionales se encuentran el Producto Interno Bruto, los índices de desarrollo humano, la confianza y el acatamiento a las normas.

Algunas variables de innovación se refieren a las patentes, la producción de literatura científica, las regalías y los derechos de autor, el número de investigadores en el área de la investigación y el desarrollo, y las relaciones entre universidad y empresa. En educación se encuentran las variables de cobertura en primaria, secundaria y bachillerato, la calidad de la educación en matemáticas y ciencias, el gasto público en educación. En el pilar de tecnología de la información y comunicaciones están los índices de teléfonos, celulares e internet de los que dispone la población y el gasto público orientado hacia este sector.

{* title=Ranking mundial}
Ranking mundial
En el reporte más reciente, del año 2007, del Banco Mundial, Colombia se encuentra en el puesto 77, entre 140 países, con un índice económico de conocimiento de 4.32. Los países de América Latina, en conjunto, tienen un índice de 5.06. El Grupo de los Siete alcanza el mayor índice de 8.64. El índice está construido para tener un máximo de 10.0 y compara la posición de cada país desde 1995. Colombia ha perdido dos puestos. China, para utilizar un país que ha tenido indicadores importantes en otras áreas, ha subido 24 desde 1995. En el 2007 el país con el más alto índice es Suecia, que ha escalado 8 puestos desde 1995. Actualmente tiene un índice de 9.26.

El esfuerzo para estar en la senda del crecimiento de una economía del conocimiento no puede esperar. Se debe saber, al tiempo, que las políticas son de largo plazo y que deben estar en permanente evaluación. Por las características que reviste la educación y los procesos de innovación, se sabe que las mejoras en estos componentes conducen a efectos multiplicadores si son implementadas inteligentemente. El aumento de la cobertura y de la calidad son requisitos necesarios para entrar en sendas de crecimiento del conocimiento.

Investigación vs Desarrollo
Desde la perspectiva de la educación superior, muchas universidades colombianas se están orientando coherentemente a caracterizarse como universidades de investigación. Esto supone la contratación, con altos niveles de formación académica, de profesores que eleven el nivel de los años básicos por su dedicación a la investigación. El desarrollo de los doctorados es un paso necesario en este proceso. En ese orden de ideas, la docencia e investigación se apoyan mutuamente y no son contradictorios.

Un componente importante del trabajo investigativo universitario es el papel de las consultorías, tanto a las empresas privadas como a los sectores gubernamentales, puesto que las preguntas que se plantean son, por lo general, sobre el avance de la ciencia, que la educación superior debe tomar con seriedad. Se trata de encontrar los mejores mecanismos para aprovechar, en la dirección del desarrollo del conocimiento, todas las ventajas que ofrecen las funciones de la educación superior. En particular, se busca fomentar las relaciones entre investigación y docencia y entre investigación y consultoría.

La investigación, especialmente en ciencia y tecnología, supone promover los contactos entre la universidad y las empresas productivas, al tiempo que la relación permanente entre los investigadores de todo el mundo. La crítica continua entre los académicos de diversas latitudes y la confrontación con los resultados obtenidos en las empresas, de acuerdo con las solicitudes que ellas hagan a los investigadores, tiene que ser una estrategia de la educación superior.

La adecuación de la estructura investigativa en los diferentes campos del saber, en todas las universidades, es una obligación. Un factor muy importante es la renovación permanente de laboratorios en las áreas de las ciencias, de tal forma que las universidades señalen el camino de la investigación y permanezcan en diálogo con los desarrollos empresariales. La inversión en este campo requiere de sumas importantes de financiación, en donde la participación del Estado es necesaria.