nada

Actualidad de ciencia

La hipertensión enfermedad traicionera

Publicado el:: 01-09-2008

La Asociación Colombiana de Hipertensión Arterial y Factores de Riesgo Cardiovascular es una sociedad científica sin ánimo de lucro. Fue creada hace tres años gracias al trabajo entusiasta y a la visión de largo plazo de un grupo de cardiólogos, nefrólogos y médicos internistas de varias ciudades del país. Agrupa a más de mil profesionales de la salud en el país.

La hipertensión enfermedad traicionera
En su corto tiempo de existencia organizó dos eventos científicos, uno en Bogotá y otro en Medellín. Tiene en circulación desde hace dos años 3.000 mil ejemplares mensuales del Boletín de la Vida Sana Cardiovascular, que en 2008 pasaron a ser 5.000. Ha diseñado y actualizado permanentemente las páginas electrónicas para profesionales de la salud: www.hipertensionyriesgo.com • www.corazonsano.com Además, da el respaldo y el aval para una encuesta nacional de manejo de la hipertensión arterial y múltiples simposios y cursos de actualización.

La hipertensión actúa con sigilo. Muchas veces se manifiesta sólo cuando está muy avanzada o cuando la persona ya tiene complicaciones irreversibles.

El director de la Asociación Colombiana de Hipertensión Arterial y Factores de Riesgo Cardiovascular, médico Óscar Osío Uribe, responde el siguiente cuestionario, con el fin de que se conozcan los riesgos y la forma de prevenir los efectos de una enfermedad cuya primera manifestación puede ser un infarto, un derrame cerebral o un daño renal.

¿Qué es la presión arterial?
La presión arterial es la fuerza que hace la sangre sobre nuestras arterias sesenta a cien veces cada minuto. La hipertensión arterial o esencial (así llamada por los médicos porque su causa no se conoce la mayoría de las veces) es una fuerza aumentada que ejerce la sangre sobre las paredes de las arterias en la medida que el corazón la bombea a través de las arterias de nuestro cuerpo. Una persona es hipertensa cuando sus cifras de presión permanecen elevadas la mayor parte del día (por encima de 140/90) y normotensa (o que tiene la presión arterial normal) cuando tiene su presión sanguínea en 120/80 o menos.

En las personas que son diabéticas o tienen daños renales, la presión se debería mantener por debajo de 130/80. Noten que cuando los médicos o las enfermeras escriben la presión que tiene una persona suministramos dos números, separados por una línea diagonal. La presión se mide en milímetros de mercurio. La cifra mayor, la presión sistólica corresponde a la presión que se causa cuando el corazón empuja la sangre hacia el resto del cuerpo. El número menor o presión diastólica indica la fuerza que la sangre hace sobre nuestras arterias cuando el corazón está descansando, entre un latido cardiaco y otro.

¿Qué tan frecuente es tener la presión alta en Colombia?
Treinta de cada cien colombianos adultos sufren de la presión alta y se calcula que tan solo una de cada tres personas con la presión alta la tiene bien controlada, quedando expuestos a todos los daños que ella causa en sus organismos.

¿La presión de una persona cambia constantemente o es un número fijo? La presión arterial de una persona cambia varios cientos de veces en el transcurso de nuestras actividades de la vida diaria y por ello no debemos sorprendernos cuando un profesional de la salud nos la toma y nos da una cantidad y a los cinco minutos nos la vuelve a tomar y nos dan otras cifras. Además, la presión arterial se modifica de acuerdo con la actividad física que estemos haciendo, lo mismo que con las emociones y las preocupaciones

¿Por qué es dañino tener la presión alta?
Mientras más altas sean tanto la presiones mayores como las menores de una persona, más probabilidades tendrá de sufrir del corazón, del cerebro, de los riñones, de los ojos, etc, porque todo el cuerpo sufre. La presión alta afecta el corazón, porque este órgano tiene que hacer un mayor esfuerzo para bombear la sangre a todo el cuerpo, creciéndose, y además, porque puede hacer que las arterias del cerebro se estallen originando un derrame cerebral o también puede hacer que las arterias del corazón (llamadas arterias coronarias) se estrechen o taponen y se produzca un infarto cardiaco.

¿Cómo se previene la presión alta?
La mayoría de las veces no se conocen las causas de la hipertensión arterial, por lo tanto los médicos no podemos dar recomendaciones ciento por ciento seguras. Sin embargo, hay factores que debemos evitar, para minimizar la posibilidad de llegar a tener la presión alta: tener un peso corporal aumentado, fumar, consumir alcohol en gran cantidad (más de dos tragos por día) o tener una dieta muy salada, con mucho contenido de sodio, que es el componente de la sal que es más dañino. Hay otros factores que también aumentan la probabilidad de volvernos hipertensos, por ejemplo ser de raza negra, ser hombre, tener más de 55 años o tener antecedentes en la familia de hipertensión.

Otra buena idea es prevenir los daños que causa detectando la hipertensión tempranamente. La recomendación entonces es clara: A toda persona adulta que vaya al médico por cualquier motivo, una gripa o un lumbago por ejemplo, el profesional le debería tomar la presión arterial. Si el profesional no lo hace, la persona, muy comedidamente le debería pedir que se la tome, para no perder la oportunidad de darse cuenta si uno tiene una presión alta que no le está produciendo síntomas.

{* title=¿Cuáles son los síntomas?}
¿Cuáles son los síntomas de la presión alta?
La hipertensión es una enfermedad traicionera, que se manifiesta muchas veces sólo cuando está muy avanzada o cuando la persona ya tiene complicaciones. Sin embargo hay síntomas que son indicios que le pueden advertir a la persona que la presión está alta: dolores de cabeza de localización en la parte de atrás de la cabeza, aunque se pueden presentar en cualquier otra parte, sentirse alcanzado de la respiración cuando se hacen esfuerzos físicos, mareos, dolores en el pecho, hemorragias espontáneas por la nariz o leve hinchazón de los pies. A veces, desgraciadamente, la primera manifestación de una presión alta es un infarto del corazón, un derrame cerebral o manifestaciones de daño renal.

¿Cómo debe ser la alimentación de una persona que tiene la presión alta? La mejor dieta para el control de la presión es la dieta DASH, así llamada por sus siglas en inglés (dieta para tratar la presión alta). Consiste en alimentos con bajo contenido de grasas, sobretodo de grasas de origen animal, con poco contenido de sal (especialmente sodio), con muchos granos integrales, pescado, pollo y nueces y con el consumo 4 o 5 veces por día de ensaladas y frutas. La persona hipertensa debe limitar el consumo de café y si lo consume en gran cantidad una buena opción es tomar el café descafeinado.

¿Qué se recomienda específicamente para reducir el consumo de sal?
Se deben dar instrucciones a la persona que prepara los alimentos de no agregarle sal o reducirla a un mínimo; usar sustitutos; escoger alimentos que la contengan en baja cantidad; y evitar la tentación de agregarla durante el consumo de las comidas, descartando los saleros de la mesa del comedor. Si se van a consumir verduras enlatadas se deben enjuagar con agua antes de cocinarlas. Usar margarinas o mantequillas sin sal, lo mismo que quesos o cuajada con bajo contenido. Los alimentos pueden tener buen sabor agregándoles polvo de curry, comino, cilantro o jengibre, tomillo, hojas de laurel, orégano, salvia, ajo, cebolla, hongos o tomates, además de jugos (limón, naranja, lima).

Una táctica saludable es leer las etiquetas de los alimentos que se consumen habitualmente, para detectar su contenido de cloruro de sodio o de sodio. Existen productos y alimentos que tienen un alto contenido de sal y de sodio y que en términos generales la persona con hipertensión arterial o que tiene falla cardiaca, deben evitar: enlatados, productos que contienen mucho sodio, bicarbonato de sodio o levadura en polvo, salsa de tomate, salsa de soya, salsa de barbiquíu, salsas picantes o inglesas, mostaza preparada, aceitunas, aderezos para ensaladas, cubos para preparar sopas o consomés, harinas preparadas y harinas para hacer bizcochos, galletas saladas o de soda, carnes y pescados ahumados, tocino, carnes frías, sardinas enlatadas, verduras y sopas enlatadas, quesos y leche agria, nueces y mantequilla de maní, papitas fritas, palomitas de maíz, pretzels y cereales calientes instantáneos.

Promocionar la salud cardiovascular y sensibilizar a las personas acerca de los factores de riesgo que conlleva la presión alta, fue el objetivo de la campaña que realizó la Asociación Colombiana de Hipertensión Arterial y la Fundación Universidad de Antioquia, dirigida a las personas que utilizan el metro de Medellín.

Según los organizadores, ésta es la primera vez en el mundo que a lo largo de todo un año se usa un medio de transporte masivo para sensibilizar a la comunidad acerca de hábitos insanos de vida, tales como el sedentarismo, la alimentación insana, el cigarrillo, la hipertensión arterial, la diabetes mellitus, el colesterol y el exceso de peso.

En total se invirtieron $250 millones y para la difusión de los mensajes se acudió a vallas gigantes en las estaciones, afiches en el interior de los vagones y postales, lo mismo que a 100.000 tomas de presión arterial.

Sobre el por qué se escogieron en la campaña del metro motivos tan “duros” como son escenas de duelo o personas llorando cerca de una joven fumando, un adolescente sedentario o un hombre comiendo vísceras de animal, la Asociación responde:

“En la promoción de la salud cardiovascular hay una especie de ‘exceso de información’, uno no puede abrir un periódico o mirar un noticiero de televisión sin recibir informes acerca de la manera de prevenir las enfermedades de este tipo. Eso está bien, pero la abundancia de mensajes nos ha insensibilizado, tienen poca repercusión interior y pocas probabilidades de generar cambios de conducta. Con los creativos de la agencia de publicidad DDB , luego de revisar todo lo que se está haciendo en otros países, se llegó a la conclusión de hacer estas referencias, con una obvia intención de conmover, de ‘tocar’ al pasajero del metro, más que de informar”.

La campaña contó con la colaboración de la Vicerrectoría General de la Universidad de Antioquia, la IPS UDEA, la EPS Susalud, Comfenalco EPS, Suratep, Zenú con su producto Pietran, Refisal con su sal dietética, el Laboratorio Clínico Hematológico, Scheringh-Plough SA, Boehringer-Ingelheim de Colombia, Merck and Dohme, Efectimedios, el Metro de Medellín y la agencia publicitaria DDB de Colombia.

“Estas empresas asumieron el reto de trabajar por la salud cardiovascular y cerebral de los medellinenses durante el año 2007, induciendo demanda en los diferentes niveles de los servicios de salud y generando una oportunidad para que los profesionales de la salud guiemos a las personas en la labor de minimizar sus riesgos y disminuyan las probabilidades de enfermar y de morir”, expresó el director de la Asociación, Óscar Osío Uribe.