nada

Actualidad de ciencia

Viaje a la semilla: bioagricultura urbana

Publicado el:: 26-03-2007

Los derivados del cacao y la macadamia pueden ser producidos a través de biotecnología, sin remover un sólo centímetro de tierra, tener grandes cultivos, o dañar el medio ambiente. La Universidad de Antioquia es pionera en el tema.

Viaje a la semilla: bioagricultura urbana
Producir casi toda clase de alimentos a partir de la semilla y no de la planta, todos los días del año, parece un sueño; pero que hoy es una realidad que se está desarrollando con miras a no sucumbir al hambre, las sequías y las adversas condiciones climatológicas que depara el futuro.

La tecnología está retando a la naturaleza con avances nunca antes pensados que hoy más que ser un desafío, son una realidad. La producción de jugo de naranja, chocolate, macadamia, papa, flores y otros productos a partir de biotecnología, son hoy hechos concretos.

El grupo de Biotecnología línea vegetal de la Universidad de Antioquia está desarrollando nuevos usos de la tecnología aplicados a lo que se conoce como Bioagricultura urbana. Lucía Atehortúa, coordinadora de este grupo de biotecnología, piensa que esta es una nueva opción para desarrollar un sistema de producción agroindustrial, especialmente de materias primas vegetales, sin la dependencia de los cultivos en campo y de los ciclos estacionales a los que la producción está sometida.

“Lo que nos presenta el futuro es un Apocalipsis ambiental, el cambio climático va a hacer que el país se vea avocado a crear producción de alimentos de otra forma, porque se espera que haya sequías enormes o inundaciones muy serias, en las que no vamos a tener opción de producir” precisó la coordinadora.

En Colombia muchos bosques fueron talados y continúan siéndolo. En consecuencia se está acabando con la biodiversidad, los suelos, el agua, y generando problemas en el ambiente producidos por agroquímicos y pesticidas, y agudizados por los problemas políticos y sociales del país.

{* title=Cacao y macadamia}
Cacao y macadamia


Cacaotero o theobroma: bebida de los dioses, como es conocido también el cacao, es una planta nativa de México y cultivado en parte del continente por sus diferentes propiedades alimenticias y por sus derivados. Sus principales productores según la UNCTAD (Conferencia de las Naciones Unidas sobre comercio y desarrollo) son Costa de Marfil, Ghana, Indonesia, Nigeria, Brasil, Camerún y Ecuador.

Es una planta que crece en condiciones de humedad y calor, y por dentro está llena de una pulpa dulce de donde se extrae y procesa lo que al final se llama chocolate. La macadamia es una planta de origen australiano con un alto costo en el mercado colombiano, por eso el interés de producirla en laboratorios. El grupo de Biotecnología de la Universidad de Antioquia está desarrollando la tecnología para generar el cacao y la macadamia a partir de la semilla, produciendo cacao sin cacao, es decir, produciendo alimentos primarios desde los órganos de la planta que generan el producto y los derivados.

Lucia Atehortúa afirma que “el costo de producción a través de esta tecnología es mucho más alto; pero si se hace un balance del costo ambiental versus el costo tecnológico, se puede obtener un equilibrio, pues se conserva el medio ambiente y se genera producción limpia de alimentos”.

El cacao y la macadamia son la carta de presentación junto con otras patentes que el grupo de Biotecnología espera presentar en los próximos años en el exterior. Sin embargo, las dificultades son muchas; pues Colombia apenas si tiene cultura de investigación y es difícil para la comunidad internacional creer que aquí se están haciendo desarrollos tecnológicos de está dimensión.

La biotecnología está cambiando esquemas con las nuevas propuestas de producción desde laboratorios, creando alternativas para que aquellos países que no sean tropicales puedan ser productores de alimentos no típicos de sus suelos, implementando la tecnología en una semilla, que pueda producir cantidades industriales.

El impacto no es a corto plazo, para dimensionar los beneficios de la biotecnología tendrán que pasar años y sólo así se creerá en esta nueva opción agroindustrial, cuando hasta sea posible tener campo de acción en el espacio y quizá en Marte, donde dentro de un cuarto se puedan crear alimentos como si fueran cultivados en tierra.