nada

Actualidad de ciencia

Transbordador espacial made in Colombia

Publicado el:: 07-07-2008

La Agencia Espacial Privada Colombiana presentó el proyecto de construcción de un transbordador que ayudaría al país a colocar, por cuenta propia, satélites de comunicación en la órbita geoestacionaria nacional. Sin embargo, para el profesor José Gregorio Portilla, del Observatorio Astronómico de la Universidad Nacional de Colombia, el país “se encuentra a años luz” de hacer realidad este tipo de planes.

Transbordador espacial made in Colombia
¿Qué se consigue por 8 millones de dólares en la actualidad?
Algunas respuestas aparecen desde varios lugares del mundo. Días atrás, en Francia, el famoso catador profesional de vinos A Ilja Gort salvaguardó su nariz por este valor ante una aseguradora internacional.

En el 2006, la Fundación Jolie Pitt, de los actores estadounidenses Angelina Jolie y Brad Pitt, donó este valor para causas benéficas. De acuerdo con los documentos de impuestos, Pitt dio U$s 4,402,317 y Jolie, U$s 4,123,613.

Por este valor, equivalente, según el cambio actual, a 14.134.800.000 pesos, la Agencia Espacial Privada Colombiana, Agescol, construiría un transbordador que ubicaría al país en el camino hacia la carrera espacial. Los detalles del proyecto fueron revelados días atrás en Bogotá.

El diseñador arquitectónico Mauricio Fonseca Leal, egresado de la Universidad Nacional de Colombia, es el presidente de Agescol, empresa que busca financiamiento para este plan que podría catalogarse como una utopía o un sueño, pero que en consideración de su gestor es algo “real, original y hecho con talento colombiano”.

Según Fonseca Leal, el proyecto entró en la tercera fase, que apunta a la construcción del prototipo real. La primera etapa fue la investigación en aeronáutica y la segunda, la realización de un video que simula la colocación del aparato en órbita terrestre.

“Esto va a generar industria y adelanto científico y tecnológico para Colombia. Este proyecto del transbordador es pequeño y simplemente lo que va a hacer es desarrollar la industria a nivel de telecomunicaciones, porque dejaría un dispositivo satelital en órbita colombiana”, dijo.

Agescol se asoció con el Sena con el fin de promover la creación y desarrollo de pequeñas y medianas empresas del sector industrial, que se dedicarían a producir insumos para el proyecto.

“La manufactura se consigue en Colombia y algunas cosas deben ser importadas. Precisamente, esto nos da pie para comenzar a generar empleo a ingenieros, diseñadores e industriales que se están yendo del país porque no están trabajando en lo que estudiaron sino en lo que no les gusta: manejando taxi o vendiendo perros calientes”, comentó Fonseca.

En esta tercera fase del proyecto, que tendría una duración de dos años, se construirían las estructuras terrestres en las que se soportaría el transbordador. Aquí las pequeñas y medianas empresas, Pymes, jugarían un papel fundamental.

El gerente de la Línea de Electrónica y Materiales del Sena, Joan Andrés Arango, sostiene que el propósito es que “todos los emprendedores se vinculen, a través de Agescol, desarrollando pequeños o grandes productos, que en últimas terminen siendo como microempresas alrededor de la carrera espacial”.

Fonseca Leal dijo que se requerirá la importación de la tecnología de monitoreo y algo del ensamblaje del transbordador, que tendría el tamaño de un bus del sistema Transmilenio.

Estaría provisto de una zona electromagnética que está siendo desarrollada con ayuda de ingenieros colombianos. No quiso ahondar en detalles, por considerarlos “un secreto de nuestra industria científica que no podemos divulgar”.

Para el gestor de esta idea, el transbordador tendría un recubrimiento con placas de fibra de arcilla que ayudaría al aparato a protegerse de la fricción “porque este baja a unas velocidades hipersónicas”. Agregó que las placas fueron sometidas a pruebas, a más de 2.000 grados centígrados de temperatura.

“Tendría una microturbina con una fuerza impresionante de unos 600 caballos de fuerza”, dijo Fonseca Leal, quien agregó que solo se importarían “unos microchips que deben ser traídos de China, Suiza o Japón”.

{* title=Esto es ciencia ficción}
“Esto es ciencia ficción”
Sin embargo para el profesor José Gregorio Portilla Barbosa, del Observatorio Astronómico de la Universidad Nacional de Colombia, la construcción de un transbordador espacial en el país “es, en este momento, prácticamente imposible”, y sostuvo que “para todos los efectos prácticos esto es ciencia ficción. Estamos sumamente atrasados”.

Portilla Barbosa señala varias razones de orden económico, tecnológico y científico, que hacen imposible pensar en este tipo de proyectos. Indicó que hace dos años se creó la Comisión Colombiana del Espacio, donde participan el Estado, la academia y otras instituciones, y cuya misión es buscar iniciativas que puedan llegar a ser patrocinadas algún día.

“Hemos descubierto que nosotros hacemos muy poca astronomía y poca astronáutica. Son áreas supremamente atrasadas. Pero ya es importante que haya una comisión que se preocupe por los proyectos. Pero veo aún muy lejos la posibilidad de que nosotros mismos hagamos un satélite”, comentó el profesor de la UN.

El material humano es otro factor que considera Portilla Barbosa como un obstáculo infranqueable a la hora de evaluar la posibilidad de iniciar un proyecto de esta envergadura y sostuvo que “aquí no tenemos ingenieros aeroespaciales. Ha habido gente que ha salido al exterior y se ha formado en eso, pero, ¿a qué vienen a trabajar acá?”.

Construir el transbordador, según el académico, “cuesta toda la plata del mundo. El desarrollo de eso, comenzando desde cero, es quizás unos 50 mil millones de dólares”. Explicó que la Unión Europea, pese a que tiene la capacidad económica y tecnológica, y científicos en todas las áreas, abortó, en su momento, esta idea.

Citó otro ejemplo, más cercano, de otro país con la disponibilidad económica, científica y tecnológica, que tampoco lo ha logrado. “Brasil, con más de 200 millones de personas, la novena economía del mundo, que tiene 800 astrónomos reconocidos, físicos, técnicos y la tercera planta de construcción de aviones del planeta y no ha podido colocar un satélite artificial por sus propios medios, pese a que tienen instalaciones gigantescas. Y por supuesto, que no se van a poner a construir un transbordador espacial, pues está mucho más allá de sus capacidades realistas”.

Portilla también asegura que los únicos países que han logrado construir y lanzar transbordadores al espacio exterior han sido Estados Unidos y la Unión Soviética, en su momento y concluyó con que “no es que esté en contra de los sueños. Los aliento, pero en este momento hay que ser realistas”.